Últimas recetas

Receta de 'leche' de avena

Receta de 'leche' de avena


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

  • Recetas
  • Tipo de plato
  • Beber

'Leche' cremosa y vegana hecha con avena y dátiles. Cubra la 'leche' y guárdela en el refrigerador hasta por 1 semana. Agite bien antes de usar.

1 persona hizo esto

IngredientesSirve: 2

  • 75g de avena rápida
  • Agua para cubrir
  • 700 ml de agua
  • 2 dátiles pequeños, sin hueso

MétodoPreparación: 5min ›Tiempo extra: 40min de remojo› Listo en: 45min

  1. Remoje la avena en suficiente agua fría para cubrirlos. Cubra y deje reposar por 30 minutos.
  2. Escurre la avena con un colador. Combine la avena, 700 ml de agua y los dátiles en un tazón grande. Deje reposar sin molestias hasta que la piel de las fechas se ablande, de 10 a 15 minutos.
  3. Transfiera la mezcla de avena a una licuadora. Pulse la mezcla unas cuantas veces y luego déjela a velocidad media-alta hasta que esté completamente suave, aproximadamente 1 minuto. Drene la 'leche' a través de un paño de muselina para eliminar todos los sólidos. Sirva frío o tibio.

Visto recientemente

Reseñas y calificacionesCalificación global promedio:(0)

Reseñas en inglés (0)


Receta de leche de avena sin azúcar (vegana, sin gluten, básico de despensa)

¡La leche de avena sin azúcar, sin sabor o sin sabor funciona muy bien tanto en platos salados como dulces! Lo uso en productos horneados en lugar de leche y también en platos salados en lugar de crema. Tiene un sabor muy suave y sabe muy bien.


50 cosas para hacer con avena

1. Scone de avena y arándanos Pan Batir 2 tazas de harina con 2/3 taza de copos de avena, 1/4 taza de azúcar, 1 cucharada de levadura en polvo y 1/2 cucharadita de sal. Trabaje en 6 cucharadas de mantequilla fría cortada en cubitos con los dedos, luego agregue 1 taza de crema espesa para hacer una masa. Incorpora 1 taza de arándanos. Transfiera a un molde para pan de 9 por 5 pulgadas forrado con pergamino, unte con más crema espesa y espolvoree con 1 cucharada de cada azúcar turbinado y avena arrollada. Hornee a 400 grados F hasta que esté dorado, de 35 a 45 minutos.

2. Muffins de zanahoria y avena Batir 1 taza de harina para todo uso, 1/2 taza de harina de avena, copos de avena y pasas, 1 1/2 cucharadita de polvo de hornear, 1 cucharadita de jengibre molido y canela, 1/2 cucharadita de sal y 1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio en un tazón grande. En un recipiente aparte, bata 3/4 taza de azúcar morena, 2 huevos, 1 1/4 tazas de zanahorias ralladas (aproximadamente 2), 1/4 taza de crema agria, aceite vegetal y coco rallado endulzado y 1 cucharadita de vainilla. Incorpora los ingredientes húmedos a los secos. Dividir entre 12 moldes para muffins forrados. Hornee a 350 grados F hasta que un palillo salga limpio, de 20 a 25 minutos.

3. Panqueques de avena y chispas de chocolate Batir 3/4 taza de harina integral, 1/2 taza de harina para todo uso y copos de avena, 3 cucharadas de azúcar morena, 1 cucharadita de polvo de hornear y 1/2 cucharadita de canela y sal en un tazón grande. En un recipiente aparte, bata 1 1/4 tazas de leche, 1 huevo, 4 cucharadas de mantequilla derretida y 1 cucharadita de vainilla. Batir los ingredientes húmedos con los secos. Cocine 1/4 de taza de la masa en una sartén caliente con mantequilla y espolvoree con chispas de chocolate antes de voltear.

4. Muesli casero Combine 2 tazas de copos de avena y 1 taza de pepitas crudas en una sartén mediana y cocine a fuego medio, revolviendo ocasionalmente, hasta que estén tostadas, 10 minutos. Dejar enfriar. Mezcle con 1/3 de taza de cada uno de los dátiles deshuesados ​​picados, los orejones y pasas de uva picados y & frac14 taza de cada una de las semillas de cáñamo y de las semillas de girasol saladas.

5. Avena Instantánea Combine 1 taza de avena cortada en acero, 3 tazas de agua y 1/4 de cucharadita de sal en una olla instantánea. Coloque la tapa, asegurándose de que la válvula de vapor esté en la posición de sellado, y configure para cocinar a alta presión durante 5 minutos. Cuando se acabe el tiempo, deje que la presión se libere de forma natural, unos 20 minutos. Retire la tapa y revuelva bien.

6. Avena Multicereales Combine 1 taza de avena arrollada y grañones de trigo sarraceno con 1/2 taza de cada tienda de quinua, mijo y salvado de avena en un frasco de un cuarto de galón. Para cocinar: Hierva 1 1/2 tazas de agua a fuego lento en una cacerola pequeña con 1/2 taza de la mezcla de avena y una pizca de sal. Reduzca el fuego a bajo, tape y cocine hasta que estén tiernos, de 8 a 10 minutos.

Avena con Crema y Fresas (No. 7)

Avena con Crema y Fresas (No. 7)

7. Avena con Fresas y Crema Cocine 1/2 taza de copos de avena como indica la etiqueta. Agregue 1/4 taza mitad y mitad, 1 cucharada de mantequilla y azúcar y 3 cucharadas de fresas liofilizadas trituradas. Cubra con fresas frescas picadas.

Avena cargada durante la noche (No. 8)

Avena durante la noche cargada (No. 8)

8. Avena cargada durante la noche Mezcle 1/2 taza de copos de avena, 2/3 taza de leche, 1/3 taza de yogur natural, 1 cucharada de linaza molida, mini chispas de chocolate y mantequilla de nueces, 2 cucharaditas de azúcar morena y una pizca de canela y sal en un frasco. Refrigere toda la noche. Revuelva y cubra con pasas, semillas de girasol, nueces picadas y coco rallado tostado.

9. Avena de calabaza y jengibre durante la noche Mezcle 1/2 taza de copos de avena, 2/3 taza de leche, 1/4 taza de puré de calabaza, 1/3 taza de yogur natural, 1 cucharada de linaza molida y jengibre cristalizado picado, 2 cucharaditas de jarabe de arce y una pizca de especias para pastel de calabaza y sal en un tarro. Refrigere toda la noche. Revuelva y cubra con pepitas y más jengibre cristalizado.

10. Tazón de avena con jengibre Ponga a hervir 1/2 taza de agua, 1/4 taza de cada azúcar morena y miel y 6 rodajas gruesas de jengibre trituradas en una cacerola, reduzca el fuego y cocine a fuego lento hasta que espese un poco, de 5 a 8 minutos. Cocine 1/2 taza de avena de cocción rápida como indica la etiqueta, luego agregue 1/4 taza de bebida de leche de coco. Rocíe con un poco de jarabe de jengibre y cubra con mangos cortados en cubitos.

11. Tazón de avena con canela y manzana Lleve 2 cucharadas de agua, mantequilla y azúcar a fuego lento en una cacerola pequeña con 2 manzanas peladas en cubitos y 1/4 de cucharadita de canela, cocine hasta que las manzanas estén tiernas, 15 minutos. Mientras tanto, cocine 1/2 taza de avena de cocción rápida como indica la etiqueta. Cubra con algunas de las manzanas, almendras en rodajas tostadas, arándanos secos, jarabe de arce y canela.

12. Avena con chocolate y mantequilla de maní Cocine 1/2 taza de avena de cocción rápida con 2 cucharadas de cacao en polvo endulzado como indica la etiqueta. Cubra con mantequilla de maní y sirope de arce.

13. Harina de avena tostada con plátano al horno Mezcle 2 tazas de copos de avena, 1/3 taza de azúcar morena, 1 cucharadita de canela y polvo de hornear y 1/2 cucharadita de sal en un tazón grande. En un recipiente aparte, bata 1 3/4 tazas de leche, 1 huevo y 3 cucharadas de mantequilla derretida. Mezcle los ingredientes húmedos con los secos. Transfiera a una fuente para hornear cuadrada de 8 pulgadas engrasada y cubra con 3 a 4 plátanos pequeños (cortados por la mitad a lo largo). Hornee a 350 grados F hasta que esté listo, aproximadamente 35 minutos. Espolvoree con 1/4 taza de azúcar granulada y caramelice con un soplete de cocina.

14. Avena quebradiza Tostar 2 tazas de copos de avena y 1/2 taza de almendras en rodajas en 3 cucharadas de mantequilla en una sartén grande a fuego medio-alto, revolviendo, hasta que estén doradas, aproximadamente 5 minutos. Combine 1 1/2 tazas de azúcar y 1/2 taza de agua en una sartén grande separada y cocine a fuego medio-alto, revolviendo ocasionalmente, hasta que estén doradas, de 10 a 15 minutos. Trabajando rápidamente, agregue la mezcla de avena y 1/8 de cucharadita de extracto de almendras, luego 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio. Extienda una capa fina sobre una bandeja para hornear engrasada y deje enfriar. Romper en pedazos.

15. Avena Caramelizada Hierva 4 cucharadas de mantequilla con sal y 1/4 taza de almíbar dorado (como el de Lyle) en una cacerola pequeña y cocine 1 minuto. Agregue 1 taza de copos de avena, luego extienda una capa delgada sobre una bandeja para hornear. Hornee a 325 grados, revolviendo una vez, hasta que se dore, de 15 a 20 minutos. Deje enfriar completamente. Sirva sobre yogur.

16. Corteza de avena y fresa Haga avena caramelizada (No. 15). Derrita 12 onzas de chocolate semidulce picado en un recipiente resistente al calor colocado sobre una olla con agua hirviendo, revolviendo, hasta que quede suave. Retire del fuego y agregue 4 onzas más de chocolate picado hasta que quede suave. Extienda una capa delgada sobre una bandeja para hornear forrada de pergamino y espolvoree con la avena caramelizada y 1/4 taza de fresas liofilizadas trituradas. Congele hasta que esté firme, 1 hora. Romper en pedazos. Congelar hasta servir.

17. Granola salada Cocine 2 dientes de ajo picados y 1 chalota picada en 1/4 taza de aceite de oliva en una sartén mediana a fuego medio hasta que se ablanden, 2 minutos. Batir 1/4 taza de aceite de oliva, 1 clara de huevo y 1 cucharada de jarabe de arce en un tazón grande. Agregue 2 tazas de copos de avena, 1/2 taza de avena cortada en acero y nueces picadas, 2 cucharadas de pecorino rallado, 1 cucharada de sal kosher, 2 cucharaditas de tomillo fresco y la mezcla de ajo. Extienda en una bandeja para hornear y hornee a 325 grados F, revolviendo una vez, hasta que esté seco y tostado, de 35 a 40 minutos. Dejar enfriar.

18. Gratinado de calabaza y avena Mezcle 1/4 taza de avena escocesa con 1 cucharada de parmesano rallado, pan rallado y mantequilla derretida y 1/4 de cucharadita de tomillo picado y sal kosher. Cocine a fuego lento 2 tazas de crema espesa con 3 tazas de calabaza moscada en rodajas finas y 1/2 cucharadita de cada nuez moscada, tomillo picado y sal kosher en una cacerola a fuego medio-alto hasta que estén tiernas, 8 minutos. Transfiera a una fuente para hornear y hornee a 450 grados F hasta que se doren alrededor de los bordes, 15 minutos. Espolvoree con la mezcla de avena y ase hasta que esté dorado.

19. Cazuela de avena y maíz con queso Mezcle 2 tazas de copos de avena con 1 cucharadita de polvo de hornear y sal. En un tazón aparte, bata 1 huevo con una lata de maíz estilo crema de 15 onzas, 1 taza de leche y 2 cucharadas de mantequilla derretida. Mezcle los ingredientes húmedos con los secos, luego agregue 1/2 taza de cada queso cheddar rallado y pepper jack. Transfiera a una fuente para hornear cuadrada de 8 pulgadas engrasada y cubra con 1/4 de taza de queso cheddar rallado y pepper jack. Hornee a 350 grados F hasta que esté listo, aproximadamente 35 minutos. Cubra con cebolletas.

20. Ris-Oat-To de champiñones Cocine 12 onzas de champiñones mezclados en rodajas en aceite de oliva en una sartén antiadherente grande a fuego medio-alto hasta que se doren, retire durante 8 minutos. Agregue 1 taza de avena cortada en acero, 1 chalota grande picada y 1 cucharada de tomillo picado y aceite de oliva a la sartén y cocine, revolviendo, hasta que estén ligeramente tostados, 1 minuto. Agregue 3 1/2 tazas de caldo de pollo, 3/4 de cucharadita de sal kosher y una pizca de pimienta. Cocine a fuego lento, revolviendo con frecuencia, hasta que estén tiernos y picantes, de 10 a 15 minutos. Agregue los champiñones, 3 tazas de espinacas tiernas, 1/2 taza de parmesano rallado y 2 cucharadas de mantequilla.

21. Filetes de pollo con costra de avena Mezcle 1 taza de avena escocesa, 1/4 taza de pecorino rallado y 2 cucharaditas de cada condimento italiano y sal. Dragar 1 libra de pollo en harina de avena, luego en huevo batido y luego en la mezcla de avena. Caliente 1/2 pulgada de aceite vegetal en una sartén grande a fuego medio-alto. Fríe el pollo en tandas hasta que esté dorado, de 2 a 3 minutos por lado. Escurrir sobre toallas de papel. Sazonar con sal.

22. Hamburguesas de avena y frijoles negros Saltea y corta 1 cebolla pequeña en cubitos, 1 zanahoria en cubitos y 2 tazas de champiñones cremini en rodajas en 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande a fuego medio-alto hasta que se doren, 6 minutos. Agregue 2 cucharaditas de chile en polvo y una lata de 14 onzas de frijoles negros (escurridos), sazone con sal y pimienta. Pulse en un procesador de alimentos con 1 taza de avena de cocción rápida hasta que se combinen, luego forme 4 hamburguesas. Refrigere 1 hora. Espolvoree ambos lados con harina y cocine en aceite vegetal en una sartén antiadherente grande a fuego medio-alto hasta que se dore, de 3 a 4 minutos por lado. Sirva en bollos con aderezos.

23. Avena con queso Hierva a fuego lento 2 tazas de agua y caldo de pollo en una cacerola mediana. Incorpora 1 taza de avena escocesa y cocina a fuego lento, revolviendo, hasta que esté tierna, de 8 a 10 minutos. Agregue 1 taza de monterey jack rallado, 1 onza de queso crema, 2 cucharadas de mantequilla, 1 cucharadita de sal kosher y un poco de pimienta molida. Revuelva hasta que se derrita. Cubra con perejil.

24. Tortas De Avena Fritas Haga avena con queso (No. 23). Extienda en una fuente para hornear cuadrada de 8 pulgadas y refrigere hasta que esté firme, al menos 4 horas o durante la noche. Cortar en 16 cuadrados y espolvorear con harina instantánea (como Wondra). Fríe en una sartén antiadherente grande a fuego medio-alto con aceite vegetal, volteando una vez, hasta que esté bien dorado, de 4 a 5 minutos. Escurrir sobre toallas de papel. Sazonar con sal.

25. Fettuccine de avena Procese 1 taza de harina de avena y harina de trigo integral en un procesador de alimentos para combinar. Con la máquina en funcionamiento, rocíe 3 huevos ligeramente batidos. Procese hasta que la masa se una al pellizcar. Gire, forme una bola y amase, espolvoreando con harina si es necesario, hasta que quede suave, aproximadamente 5 minutos. Envolver en plástico y dejar reposar 1 hora. Estirar y cortar la masa en fettuccine con una máquina para pasta. Cocine en agua hirviendo con sal hasta que esté al dente, de 3 a 4 minutos. Escurrir y mezclar con mantequilla y parmesano.

26. Pilaf de avena Cocine 1 chalota picada en 2 cucharadas de mantequilla en una cacerola a fuego alto hasta que estén tiernas, 2 minutos. Agregue 1 taza de avena cortada en acero (enjuagada) y cocine hasta que esté tostada y seca, aproximadamente 2 minutos. Agregue 1 1/2 tazas de caldo de pollo, 4 ramitas de tomillo y 1 hoja de laurel y deje hervir. Tape, reduzca el fuego a bajo y cocine hasta que el líquido se absorba y la avena esté tierna, 18 minutos. Deje reposar, cubierto, 10 minutos, luego esponje.

Tazones de avena picante con huevos (n. ° 27)

Tazones de avena picantes con huevos (n. ° 27)

27. Avena picante Cuencos con Huevos Cocine 1/2 taza de avena cortada en acero como lo indica la etiqueta. Agregue 1 chipotle picado en adobo más 1 cucharadita de salsa de la lata y sazone con sal. Cubra con huevos pasados ​​por la mitad, aguacate cortado en cubitos, pico de gallo y cilantro.

28. Lentejas y avena con especias de la India Tostar 1 taza de copos de avena en una sartén seca a fuego medio-alto, revolviendo, 5 minutos. Cocine 1 cucharadita de cada semilla de comino, garam masala, jengibre rallado y ajo rallado y 1/2 jalape rojo picado y ntildeo en 2 cucharadas de mantequilla en una cacerola grande a fuego medio-alto hasta que chisporrotee, 1 minuto. Agregue 3 tazas de agua, 1/2 taza de lentejas rojas secas y 1/2 cucharadita de sal kosher. Tape y cocine a fuego lento hasta que estén tiernos, 5 minutos. Destape, agregue la avena tostada y cocine a fuego lento, 2 minutos. Deje reposar, tapado, 5 minutos. Agregue 1/2 taza de cilantro picado y sazone con sal y pimienta.

29. Galletas de avena Batir 1 1/2 tazas de harina, 1 taza de avena de cocción rápida, 2 cucharadas de polvo de hornear, 1 cucharada de azúcar y 1 cucharadita de sal. Trabaje en 1 barra de mantequilla fría cortada en cubitos con los dedos, luego agregue 1 taza de suero de leche para hacer una masa peluda. Presione en un rectángulo de 4 por 12 pulgadas sobre una superficie enharinada, luego doble por la mitad y presione nuevamente en un rectángulo. Cortar en doce cuadrados de 2 pulgadas, untar con suero de leche y espolvorear con más avena. Hornee en una bandeja para hornear a 425 grados F hasta que estén ligeramente dorados, aproximadamente 15 minutos.

30. Pudín de avena con pasas y especias Combine 1 1/2 tazas de cada bebida de leche de coco endulzada y crema espesa, 1 taza de copos de avena, 1/4 taza de pasas y azúcar, 2 cucharaditas de vainilla, 1/2 cucharadita de canela, 1/4 de cucharadita de cardamomo y nuez moscada y una pizca de sal en una cacerola. Deje hervir, luego reduzca el fuego a fuego lento y cocine hasta que espese y la avena esté tierna, aproximadamente 2 minutos deje enfriar. Refrigere por lo menos 1 hora.

31. Panna cotta de avena tostada Tostar 1 taza de avena cortada en acero en una sartén seca a fuego medio-alto, revolviendo, 5 minutos. Remoje la avena en 2 tazas de crema espesa, 2 horas. Colar a través de un colador de malla fina, presionando descartar la avena. Cocine a fuego lento 2 tazas más de crema espesa con 1/2 taza de azúcar morena y 1/2 cucharadita de cardamomo, revolviendo, 1 minuto. Espolvoree un paquete de 1/4 de onza de gelatina sin sabor sobre 1/4 de taza de agua fría, deje reposar durante 1 minuto y luego agregue la crema de cardamomo. Agrega la crema de avena. Dividir entre 8 moldes cubiertos con aceite en aerosol. Refrigere hasta que cuaje, 3 horas.

32. Tarta de chocolate con corteza de avena Pulse 1 taza de cada harina y avena de cocción rápida, 1/3 de taza de azúcar y 1 cucharadita de sal en un procesador de alimentos hasta que estén finamente molidos. Agregue 1 1/2 barras de mantequilla fría cortada en cubitos y 1 yema de huevo hasta que quede grumosa. Presione en un molde para tarta redondo de 9 pulgadas y refrigere hasta que esté firme, 1 hora. Hornee a 350 grados F hasta que estén doradas, 45 minutos. Dejar enfriar. Vierta 1 taza de crema espesa caliente sobre 8 onzas de chocolate semidulce picado y bata hasta que quede suave. Vierta en la corteza. Refrigere hasta que cuaje, 2 horas.

Peras al horno rellenas de avena (No. 33)

Peras al horno rellenas de avena (No. 33)

33. Peras al horno rellenas de avena Mezcle 1/2 taza de copos de avena, 1/4 taza de cada azúcar morena, cerezas secas picadas y nueces picadas, 3 cucharadas de mantequilla blanda y 1/2 cucharadita de canela. Corte por la mitad 4 peras maduras a través del tallo y saque las semillas, luego amontone la mezcla de avena en el centro. Hornee en una fuente para hornear a 375 grados F hasta que las peras estén tiernas y la avena dorada, aproximadamente 25 minutos.

34. Galletas de avena y pasas Batir 1 taza de copos de avena y harina, 1 cucharadita de canela y 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio y sal. En un tazón aparte, bata 1 barra de mantequilla ablandada y 3/4 taza de azúcar morena clara con una batidora hasta que quede esponjoso. Batir 1 huevo y 1 cucharadita de vainilla. Reduzca la velocidad de la batidora a baja y agregue la mezcla de harina y 3/4 taza de pasas hasta que se combinen. Deje caer cucharadas grandes de masa a aproximadamente 2 pulgadas de distancia en bandejas para hornear forradas con pergamino. Hornee a 350 grados F hasta que esté ligeramente dorado, de 17 a 19 minutos.

35. Barras de avena y pasas Haga la masa para las galletas de avena y pasas (No. 34), agregando 1/2 taza de chispas de chocolate, coco rallado endulzado y nueces picadas con las pasas. Presione la masa en una fuente para hornear cuadrada de 9 pulgadas forrada con papel de aluminio y hornee a 350 grados F hasta que esté ligeramente dorada, de 30 a 35 minutos. Dejar enfriar. Cortar en barras.

36. Barras de granola de coco y anacardos Tostar 3 tazas de copos de avena en una sartén seca grande a fuego medio-alto, revolviendo, durante 5 minutos. Hierva 1/2 taza de miel y azúcar morena clara, 1/3 taza de aceite de coco sin refinar y 1 1/2 cucharadita de sal kosher en una cacerola grande, revolviendo para disolver el azúcar. Agregue la avena tostada, 1 taza de anacardos salados picados y 3/4 taza de coco rallado endulzado y arándanos secos. Presione la mezcla en una fuente para hornear de 9 por 13 pulgadas forrada con papel de aluminio engrasada y hornee a 350 grados F hasta que esté ligeramente dorada, 20 minutos. Dejar enfriar. Cortar en barras.

37. Granola de mantequilla marrón Caliente 1 barra de mantequilla en una sartén pequeña a fuego medio hasta que se dore, transfiera de 5 a 8 minutos a un tazón grande y mezcle 1/3 taza de cada jarabe de arce y azúcar morena y 1 cucharadita de vainilla. Agregue 2 tazas de avena arrollada y cereal de arroz crujiente y 1 taza de nueces picadas esparcidas en una bandeja para hornear con borde engrasado y hornee a 325 grados F hasta que estén secas y tostadas, de 35 a 40 minutos. Deje enfriar, luego divídalo en racimos.

38. Golosinas crujientes de granola Haga granola de mantequilla marrón (n. ° 37). Derrita 4 cucharadas de mantequilla, 4 tazas de mini malvaviscos, 1 cucharadita de vainilla y una pizca de sal en una olla a fuego medio-alto, revolviendo, hasta que quede suave. Incorpora la granola. Transfiera a una fuente para hornear cuadrada de 9 pulgadas forrada con papel de aluminio engrasado y presione en una capa uniforme. Dejar enfriar. Cortar en barras.

39. Galletas de avena sin hornear Tostar 1 taza de avena de cocción rápida en una sartén seca a fuego medio-alto, revolviendo, 5 minutos. Cocine en el microondas 3/4 taza de mantequilla para galletas y 2 cucharadas de mantequilla en un tazón apto para microondas en intervalos de 30 segundos, revolviendo, hasta que quede suave, deje enfriar un poco. Agregue la avena tostada, 1/2 taza de coco rallado endulzado y 1/4 taza de mini chispas de chocolate. Enrolle cucharadas colmadas en bolas y colóquelas en bandejas para hornear, aplaste suavemente. Refrigere hasta que esté firme, de 1 a 2 horas.

40. Galletas de avena sin gluten Pulse 3/4 taza de avena escocesa, 1/4 taza de harina de almendras, harina de coco y almidón de tapioca y 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio y sal en un procesador de alimentos hasta que estén finamente molidos. Batir 10 cucharadas de mantequilla derretida, 1 huevo, 3 cucharadas de queso crema ablandado, 1/2 taza de azúcar morena, 1/4 taza de azúcar granulada y 2 cucharaditas de vainilla en un tazón grande. Agregue la mezcla de avena y 1 taza de chispas de chocolate. Refrigere por lo menos 6 horas. Deje caer cucharadas de masa en bandejas para hornear forradas con pergamino. Hornee a 375 grados hasta que se doren alrededor de los bordes, de 14 a 16 minutos.

41. Barras de avena con chocolate y cereza Tostar 1 1/4 tazas de avena de cocción rápida en una sartén seca a fuego medio-alto, revolviendo, 5 minutos. Remoje 1 taza de dátiles deshuesados ​​en agua caliente durante 10 minutos, escurra y presione en un procesador de alimentos con 1/4 de taza de miel y mantequilla de almendras y 1/2 cucharadita de sal. Transfiera a un tazón y agregue la avena tostada, 1/2 taza de almendras tostadas saladas picadas y cerezas secas y 1/4 taza de mini chispas de chocolate. Presione la masa en un molde cuadrado de 8 pulgadas forrado con papel de aluminio engrasado y espolvoree con mini chispas de chocolate. Refrigere hasta que esté firme, 1 hora. Cortar en barras.

42. Crumble de manzana e higo Mezcle 3/4 taza de copos de avena, 1/2 taza de azúcar morena clara y harina y 1/2 cucharadita de canela y sal cortada en 6 cucharadas de mantequilla fría hasta que se desmorone. En un tazón aparte, mezcle 3 libras de manzanas peladas picadas con 1/2 taza de cada azúcar e higos Mission secos picados, 3 cucharadas de harina, 2 cucharadas de jengibre cristalizado finamente picado, el jugo de 1 limón, 1 cucharadita de vainilla y 1/2 cucharadita de sal . Transfiera a una fuente para hornear de 9 por 13 pulgadas y cubra con la mezcla de avena. Hornee a 375 grados F hasta que se dore, de 30 a 40 minutos.

43. Bolas de avena Batir 1 taza de avena arrollada y mantequilla de maní crujiente con 1/2 taza de coco rallado endulzado y 1/3 taza de cada semilla de linaza molida, arándanos secos picados y miel. Enrolle en bolas de 1 pulgada, luego enrolle la linaza molida. Congele hasta que esté firme.

44. Biscotti de café y avena Batir 1 taza de harina, 1/2 taza de copos de avena y azúcar, 1/4 taza de salvado de avena y 1/2 cucharadita de polvo de hornear y sal en un tazón grande. En un tazón aparte, bata 1/4 taza de cada mantequilla derretida y agua, 1 cucharada de espresso instantáneo en polvo y 1/2 cucharadita de extracto de café. Mezcle los ingredientes húmedos con los secos. Forme un tronco de 3 por 8 pulgadas en una bandeja para hornear forrada de pergamino. Hornee a 350 grados F hasta que esté firme, de 30 a 35 minutos. Deje enfriar 10 minutos, luego corte 1/2 pulgada de grosor. Coloque los lados cortados hacia arriba y hornee, volteando una vez, hasta que se seque, de 20 a 25 minutos.

45. Té de avena tostada Tostar 1/4 taza de avena cortada en acero con 1 rama de canela en una sartén seca a fuego medio, 8 minutos. Remojar en 2 tazas de agua hirviendo, tapado, 3 minutos. Colar a través de un colador de malla fina. Endulza con miel.

46. Leche de avena Remoje 1 taza de copos de avena en agua durante 1 hora, luego escurra y enjuague. Transfiera la avena a una licuadora y agregue 3 tazas de agua y una pizca de sal. Licue hasta que esté finamente molido. Colar a través de un colador de malla fina, luego forrar el colador con una gasa y volver a colar. Refrigere hasta que esté listo para su uso. Revuelva antes de usar.

47. Leche de Avena con Chocolate Haga leche de avena (No. 46), mezclando 2 cucharadas de azúcar y 1 cucharada de cacao en polvo de proceso holandés.

48. Leche de avena Buque de vapor Caliente 1 taza de leche de avena (ver No. 46) con 1 cucharada de miel y 1/8 de cucharadita de vainilla en una cacerola a fuego medio-bajo, batiendo. Cubra con nuez moscada.

49. Coctelera de avena y almendras Agite 2/3 de taza de leche de avena (vea el No. 46) con 1/3 de taza de leche de almendras azucarada, 1/2 cucharadita de agave y 1/4 de cucharadita de canela y vainilla en una coctelera. Colar en un vaso lleno de hielo.

50. Batido de avena tropical Combine 3/4 de taza de leche de avena (ver No. 46) con 2 cucharadas de avena de cocción rápida y coco rallado sin azúcar en una licuadora y deje reposar 5 minutos. Agregue un paquete de 3.5 onzas de fruta de dragón congelada en puré, 1/2 taza de trozos de piña congelados y 1 mezcla de plátano hasta que quede suave.


Receta de 'leche' de avena - Recetas

Siendo alguien intolerante a los lácteos, tuve que buscar una alternativa a la leche para poder hacer todos los productos horneados que quería. Cuando dejé de consumir lácteos, una de las primeras cosas que hice fue visitar el supermercado para ver la gama de diferentes leches de frutos secos. Pero cuando miré sus listas de ingredientes, vi que muchos de ellos están llenos de aditivos.

Aunque he conquistado el arte de hacer una gran leche de almendras, ¡la leche de avena para mí sigue siendo la indicada! Por muchas razones, elijo usar leche de avena en muchas de mis recetas. No puedo tener suficiente por muchas razones. En primer lugar, es mucho más barato que la leche de nueces, en segundo lugar porque es mucho más fácil de hacer y, en tercer lugar, da una textura cremosa realmente sorprendente a las recetas sin agregar un sabor muy distintivo. Es más, hacer su propia leche de avena tiene una gran ventaja sobre las leches de nueces porque no se necesita equipo eléctrico. ¡Ninguno en absoluto!

¡La avena es tan buena para ti y honestamente tengo que tener una botella de esto en mi refrigerador en todo momento!

¡Esta leche va a la perfección con nuestra granola de frambuesa!

Si recrea alguna de mis recetas, no olvide etiquetarme #LiviasKitchen


Cómo hacer leche de avena como avena

Todo el mundo parece estar perdiendo la cabeza por la actual escasez de Oatly, así que pensé en mostrarte lo fácil y barato que es hacerlo tú mismo. Todo lo que necesitas es avena, un aceite neutro, sal y agua.

Remoje 1 taza de avena en agua durante 3-4 horas, hasta que esté suave como la avena durante la noche. Enjuague en un colador de malla y mezcle en su licuadora.

(Si está buscando avena sin gluten, Bob & # 8217s Red Mill es una buena marca que puede encontrar en la tienda de comestibles, pero generalmente compro esta bolsa gigante de avena de 41 oz en Amazon).

Agrega 2 cucharadas de aceite de sabor neutro a la licuadora. Oatly usa aceite de colza, también conocido como aceite de canola, pero prefiero evitarlo en productos caseros porque es proinflamatorio (la forma en que se procesa en los EE. UU.). Además, las verduras no producen aceite. (Ver comentarios para discusiones sobre esto).

Usé aceite de nuez, pero puedes hacer aceite de aguacate o algo similar que sea líquido a temperatura ambiente. No se requiere aceite, pero es lo que usa Oatly. Cuando lo mezclemos, se emulsionará y ayudará a aumentar la cremosidad.

Agregue 3-4 tazas de agua (3 serán súper cremosas, 4 lo diluirán un poco más, y alcanzará la textura deseada), una pizca de sal y tal vez incluso un poco de extracto de vainilla si quiere ponerse elegante .

Licúelo a fuego alto, cuélelo a través de una bolsa de malla (esta es la que yo uso), vierta su café y deje de acosar al pobre barista que no tiene idea de cuándo llegará el próximo envío.

Por lo general, no comparto información sobre calorías, pero lo hago solo para compararlo con el producto Oatly. Si toma 4 tazas, esto equivale a 54 calorías por 100 ml (eso & # 8217 es casi 1/4 de taza), que es aproximadamente lo mismo que Oatly (57 calorías para ellos). ¡Disfrutar!

(Cuarentena de abril de 2020 editar: Si está buscando más recetas que se basen en alimentos no perecederos, ¡aquí tiene un libro de recetas con 20 comidas y bocadillos de despensa!)

(Edición de desarrollo de recetas aburrido en cuarentena de diciembre de 2020: ¡Prueba esta versión de leche de avena y lavanda con arándanos!)

(Abril de 2021 Oatly: La nueva actualización de Coke: Estos son mis pensamientos sobre ese artículo. En pocas palabras, ¡lo casero todavía es lo que prefiero para mí!)


Ingredientes de la leche de avena

  • 1 taza de avena (100 g)
  • 3 a 4 tazas de agua (750 ml a 1 l)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)
  • 1 a 2 cucharadas de jarabe de arce o 1 a 2 dátiles Medjool (opcional)
  • Una pizca de sal (opcional)

Instrucciones

  1. Vierta la avena en un recipiente / tazón y luego déjela en remojo (puede dejarla durante la noche si lo desea).
  2. Al día siguiente, escurre el agua de la avena y enjuágala bien.
  3. Deshazte del agua en la que se han estado sumergiendo.
  4. Agregue la avena, 3 a 4 tazas de agua limpia (750 ml a 1 l) y todo el jarabe de arce o los dátiles y la sal en una licuadora y mezcle la mezcla hasta que esté suave. Agrega más o menos agua dependiendo de qué tan espesa quieras que sea la consistencia de tu leche de avena.
  5. Cuela la leche con una gasa, un colador, una servilleta o una bolsa de leche de nueces.
  6. Guarde su leche de avena en un recipiente hermético en el refrigerador.
  7. ¡Disfrútalo hasta por cinco días!

Leche de avena casera, mejores recetas y trucos

Muchas personas se sorprenden cuando preparan por primera vez leche de avena con Vegan Milker. La leche casera es más densa que la versión industrial (la de ladrillo) y cuando la calientas, la versión natural se vuelve aún más espesa & # 8230 & # 8220 ¿Por qué está pasando esto? ¿Lo estoy haciendo bien? & # 8221 ellos preguntan. La respuesta es sí. Para comprender mejor lo que está sucediendo, respondemos la siguiente pregunta:

¿Por qué se espesa la leche de avena casera?

Avena, al igual que chía y linaza, contienen un tipo de fibra llamada mucílago que actúa como espesante natural. El mucílago se activa con el calor y el remojo prolongado. En el proceso de elaboración de la leche vegetal industrial, cuando la bebida se somete al proceso de pasteurización muchos nutrientes de la semilla desaparecen o se transforman.

En el proceso de pasteurización, el mucílago de la avena rompe su compleja cadena fibrosa de azúcares y se transforma en azúcares simples, que conocemos como glucosa. Por este motivo, la leche de avena industrial, además de ser muy dulce, ha perdido por completo la capacidad espesante que aporta la fibra natural.

De todos modos, si buscas una textura más ligera, es muy fácil conseguirla.

Consejos prácticos para controlar la viscosidad de la leche de avena:

En la receta básica de leche de avena proponemos utilizar 50gr de copos de avena por litro de agua caliente entre 60-70º (más los aromas: sal, dátiles, canela, coco, cacao, etc.)

Cuando respetamos las proporciones básicas, obtenemos una leche con cuerpo, más densa que la industrial, pero no se espesa exageradamente cuando la calentamos para beber.

La mayoría de la gente se enamora de esta receta, y más de su versión tradicional con un poco de canela y ralladura de limón, pero si buscas una leche de avena menos densa y más líquida o más ligera, presta atención a las ideas que hemos ido recopilando gracias a la comunidad Vegan Milker & # 8217s colaboraciones.

¿Qué puedo hacer para que la leche de avena sea más líquida?

  • Truco 1: Baja la temperatura de procesamiento. Reemplazar el agua caliente (60ºC) por agua tibia (30ºC) o agua natural. El cambio térmico reduce la activación del mucílago y nos permite obtener una leche más ligera. Cuanto menor sea la temperatura del agua, más líquida será la leche.
  • Truco 2: Método LawRight, reduce la cantidad de avena: Esta colaboradora, en su búsqueda de la leche de avena perfecta, además de usar agua natural, nos propone reducir la medida de avena a 40 gr (3 cucharadas) y agregar 1 dátil deshuesado, canela y sal. En ambos casos, cuanto más líquida es la leche resultante, más evidente se vuelve la sedimentación. Veremos que al cabo de unos minutos la avena se va al fondo y se separa, por lo que hay que agitar bien antes de servir. Con agua caliente a 60ºC, sin embargo, cuando se activa la fibra, el resultado es una leche más cremosa que no sedimenta tanto y permanece más ligada. Pero no se preocupe porque también tenemos un truco para evitar la sedimentación. La lecitina de girasol es un ingrediente que hemos descubierto gracias a Peter, que sirve para mejorar la emulsión y prolongar la conservación de la leche.
  • Truco 3: método Peter Piper con emulsionante natural: propuesta de Peter & # 8217, después de muchas pruebas para encontrar su leche de avena líquida ideal es: 1) usar agua fría, 2) no remojar la avena, 3) no batir la mezcla más de 40 segundos y 4) añadir una cucharada de lecitina de girasol para que la leche emulsione bien y no se separe durante el reposo.

La clave es jugar con el temperatura del agua y la cantidad de copos de avena hasta encontrar la textura ideal para cada gusto. Pequeñas variaciones ofrecen resultados muy diferentes.

Quisiera una leche más concentrada. ¿Como lo consigo?

Podemos añadir hasta 100 gr de copos de avena por litro de agua. El agua debe ser natural, ya que 100 g de avena cuando se calienta pueden generar demasiado espesor. Por el mismo motivo, en esta versión concentrada se debe tener mucho cuidado al calentar la leche para que no se convierta en un pudín.

Hay varias alternativas para todos los gustos. Hace unos años, publicamos un artículo fomentando la sustitución del agua por tés que aportan a la leche las propiedades medicinales de interesantes hierbas aromáticas y sabores especiales.

Personalmente, y por costumbre, estoy haciendo versiones, un día con té de massala, otro día agregando pipas de girasol, otro día con una cucharadita de sésamo & # 8230 como ves, depende de los gustos de cada uno y de lo que sintamos como en cada momento. Te animo a que experimentes hasta que encuentres tu favorito.

Dejemos que & # 8217s sigamos aclarando las dudas habituales sobre la leche de avena casera:

¿Tenemos que remojar la avena antes de hacer la leche?

No es necesario remojar los copos de avena para preparar la leche. El remojo también ayuda a activar el mucílago, pero en el caso de la avena, el efecto que produce esta vía no es muy significativo.

¿Se puede hacer leche de avena a partir de cereales crudos?

Si está interesado en probar las diferentes alternativas, puede encontrar atractiva la idea de hacer que la leche de avena a partir de granos crudos sea atractiva. Tras varias pruebas hemos conseguido una receta muy valorada por las personas que prefieren utilizar semilla cruda. El resultado es una leche más cremosa y dulce que la obtenida de los copos de avena ¡te puede sorprender el resultado!

¿Se puede calentar la leche de avena?

Of course, oat milk and all homemade plant milks can be heated up, but be careful how you do it, because there are small details that are crucial to enjoy our milk in good condition.

Let’s heat the milk up in the microwave or in the traditional saucepan, we must avoid it to boil. This is very important, because when oat milk boils, the mucilage is activated, the milk will thickens a lot and lose its liquid texture to become a cream or bechamel. This can be done deliberately depending on the culinary objective we have in mind, but if the idea is to drink the oat milk, it is advisable to heat it up over medium heat and stir the milk well so that the fiber does not stick to the bottom.

Can you cook with oat milk?

It is a perfect milk for culinary use. It can be used as an ingredient for pasta, biscuits, like any other plant milk.

But unlike others, making the defect its virtue, the mucilage present in oat milk makes it ideal for making a bechamel, a thick chocolate, some custards, or vegetarian creams.

What do we do with the pulp?

Be careful not to forget to use the pulp, as it can be used to prepare a variety of dishes in the healthy cook. We have made a summary of the best recipes in this article entitled “Easy recipes to recycle the leftover oat milk pulpe“.

You already have what you need to make your homemade oat milk, besides being healthy, attractive to the palate. Time to experiment and enjoy the new textures and flavours. ¡Salud!


Homemade oat milk, best recipes and tricks

Many people are surprised when they first make oat milk with Vegan Milker. The homemade milk is denser than the industrial version (the one in brick) and when you heat it up, the natural version gets even thicker… “Why is this happening? Am I doing it right?” they ask. La respuesta es sí. To better understand what’s happening we answer the following question:

Why does homemade oat milk thicken?

Oats, al igual que chia y flax, contain a type of fiber called mucilage that acts as a natural thickener. Mucilage is activated by heat and prolonged soaking. In the process of making industrial plant milk, when the drink is subjected to the pasteurization process many nutrients in the seed disappear or are transformed.

In the process of pasteurization, the mucilage in the oats breaks its complex fibrous sugar chain and is transformed into simple sugars, which we know as glucose. For this reason, industrial oat milk, besides being very sweet, has completely lost the thickening capacity provided by the natural fiber.

Anyway, if you are looking for a lighter texture, it is very easy to get it.

Practical advice for controlling the viscosity of oat milk:

In the oat milk basic recipe we propose to use 50gr of rolled oat for one liter of hot water between 60-70º (plus the flavourings: salt, dates, cinnamon, coconut, cocoa, etc.)

When we respect the basic proportions, we obtain a full-bodied milk, denser than the industrial one, but it will not thicken exaggeratedly when we heat it up to drink.

Most people fall in love with this recipe, and more with its traditional version with a little cinnamon and lemon zest, but if you are looking for a less dense and more liquid or lighter oat milk, pay attention to the ideas we have been collecting thanks to the Vegan Milker community’s collaborations.

What can I do to make oat milk more liquid?

  • Trick 1: Lower the processing temperature. Replace hot water (60ºC) with warm water (30ºC) or natural water. The thermal change reduces the activation of the mucilage and allows us to obtain lighter milk. The lower the water temperature, more liquid will be the milk.
  • Trick 2: LawRight method, reduce the amount of oats: This collaborator, in her searching for the perfect oat milk, besides using natural water, proposes us to reduce the measure of oats to 40 gr (3 spoonful) and add 1 pitted date, cinnamon and salt. In both cases, the more liquid the resulting milk is, more evident becomes the sedimentation. We will see that after a few minutes the oats go to the bottom and separate, so you have to shake well before serving. With hot water at 60ºC, however, when the fiber is activated, the result is a creamier milk that does not sediment so much and remains more bound. But, don’t worry because we also have a trick to avoid sedimentation. Sunflower lecithin is an ingredient that we have discovered thanks to Peter, which serves to improve the emulsion and prolong the conservation of the milk.
  • Trick 3: Peter Piper method with natural emulsifier: Peter’s proposal, after many trials to find his ideal liquid oat milk is: 1) use cold water, 2) do not soak the oat, 3) do not beat the mixture more than 40 seconds and 4) add a spoonful of sunflower lecithin so the milk emulsifies well and does not separate during the rest.

The key is to play with the temperature of the water and the quantity of rolled oats until you find the ideal texture for each taste. Small variations offer very different results.

I would like a more concentrated milk. How do I get it?

We can add up to 100 gr of rolled oat per liter of water. The water should be natural, as 100 g of oats when heated can generate too much thickness. For the same reason, in this concentrated version, great care must be taken when heating up the milk so that it does not become a pudding.

There are several alternatives for all tastes. A few years ago, we published an article encouraging the replacement of water with teas providing milk with the medicinal properties of interesting aromatic herbs and special flavours.

Personally, and out of habit, I am making versions, one day with massala tea, another day adding sunflower seeds, another day with a teaspoon of sesame… as you can see, it depends on the tastes of each one and what we feel like at each moment. I encourage you to experiment until you find your favourite.

Let’s continue to clarify the usual doubts about homemade oat milk:

Do we have to soak the oat before making the milk?

It is not necessary to soak the rolled oats to prepare the milk. Soaking also helps to activate the mucilage, but in the case of oats, the effect produced by this route is not very significant.

Could oat milk be made from raw grain?

If you are interested in trying the different alternatives you may find the idea of making oat milk from raw grain attractive. After several trials we have achieved a recipe that is highly valued by people who prefer to use raw seed. The result is a creamier and sweeter milk than the one obtained from rolled oat you may be surprised by the result!

Can oat milk be heated?

Of course, oat milk and all homemade plant milks can be heated up, but be careful how you do it, because there are small details that are crucial to enjoy our milk in good condition.

Let’s heat the milk up in the microwave or in the traditional saucepan, we must avoid it to boil. This is very important, because when oat milk boils, the mucilage is activated, the milk will thickens a lot and lose its liquid texture to become a cream or bechamel. This can be done deliberately depending on the culinary objective we have in mind, but if the idea is to drink the oat milk, it is advisable to heat it up over medium heat and stir the milk well so that the fiber does not stick to the bottom.

Can you cook with oat milk?

It is a perfect milk for culinary use. It can be used as an ingredient for pasta, biscuits, like any other plant milk.

But unlike others, making the defect its virtue, the mucilage present in oat milk makes it ideal for making a bechamel, a thick chocolate, some custards, or vegetarian creams.

What do we do with the pulp?

Be careful not to forget to use the pulp, as it can be used to prepare a variety of dishes in the healthy cook. We have made a summary of the best recipes in this article entitled “Easy recipes to recycle the leftover oat milk pulpe“.

You already have what you need to make your homemade oat milk, besides being healthy, attractive to the palate. Time to experiment and enjoy the new textures and flavours. ¡Salud!


Reseñas

An update--I thought I had done the trick with the Ninja (see below) but, no. The next morning I took out my oat milk to add to my coffee and found it had separated. I shook it well, but the result was a bit thick and sludgy with a slimy mouthfeel in my latte. Back to the drawing board. I didn't down rate this recipe because I think it is probably my equipment at issue.

This may help those who didn't care for this but who really like oat milk. I don't have a Vitamix, so I desperately tried this in a regular blender--terrible. My brilliant husband reminded me that we have a Ninja, rarely used in the back of the cupboard. I made a half recipe in two batches--great! The a tiny pinch of salt and a dab of honey add a lot of depth, so don't leave them out! It's not messy to make at all and quite easy. I use oat milk in my coffee every morning and am hoping this will reduce my plastic waste.

Holy Cow! I made this oat milk as a substitute for milk for a birthday cake I was making for a lactose intolerant child. After blending the soaked oats and clean water I put it through a fine sieve. The very fine “silt” that was left (about 2/3 cup) I put in the microwave with about a quarter cup of the oat milk and a tablespoon of maple syrup. I heated for a minute on high, stirred in a bit more oat milk and I had Maypo! You have to be a certain age to remember that instant oatmeal cereal from the 50’s and 60’s, but as soon as I tasted it, I was sure. So was my husband. The texture and flavour were instantly identifiable.

before making this I had never tried oatmilk I was more of an almond gal but this recipe UGHH SO GOOD! I added some cinnamon and a bit more maple syrup because I planned to put it in my coffee, definitely a better (creamyyy) consistency than almond.

This turned out creamy for me. My guess is you need a powerful blender (Vitamix, Ninja, etc.) and that poor review was due to that.

I used Bob's Red Mill extra thick rolled oats, soaked for a full hour, rinsed once, blended for 2 minutes, and strained all as directed. It turned out well. Nice oat flavor and a pleasant thickness and creaminess.

Thanks for that review. I won't waste my ingredients.

Ughhh wow this is awful! I thought it would be creamy - this is not that.


Homemade Oat Milk Recipe

From the department of Saving Money By Making Things From Scratch — the same department that campaigned for homemade hummus a couple of months ago — comes this public service announcement: preparing homemade oat milk is very easy and very cheap.

I don’t drink milk myself — oat or otherwise — but I use oat milk as an ingredient regularly, in this vanilla oat milk tapioca pudding or in this Swiss chard gratin, but also to make pastry cream for strawberry tartlets, or to whip up a batch of crêpes.

If you want to make homemade oat milk, there are several ways to go about it. You can start from rolled oats, from oat flour, or from oat groats, i.e. the dehulled grain of the plant. I like to use the latter (available from natural food stores) as they are the least processed of the three, and give the best results flavor- and texture-wise.

How to prepare homemade oat milk

All you need to do then is soak the oats overnight, cook them (or not, if you choose to make raw oat milk), blitz them with water and a little salt in a blender or food processor, and then strain.

From the department of Saving Money By Making Things From Scratch comes this public service announcement: making your own oat milk is very easy and very cheap.

Oat milk made from oat groats has a very pleasant texture, smooth and milky, with a richer mouthfeel than most non-dairy milks.

I will note that the raw version has a distinctive flavor that I would describe as grassy, and a bit of a bite, which you may or may not like. I personally wouldn’t drink it straight up (then again I don’t drink milk) but I use it in preparations that call for boiling or simmering the milk, which takes the edge off. El cooked version has a much milder flavor, one I very much enjoy, and it’s the one I use for crêpes, for instance.

The bonus byproduct of homemade oat milk is the oat pulp that remains in the sieve after you’ve strained the milk this is sometimes referred to as okara by analogy with the soy milk making process. It is quite nutritious, so it would be foolish to toss it: if you’ve cooked the oats, you can eat it as porridge if you’re into that sort of thing, but if you haven’t or you aren’t, you can fold it into cake or muffin batters, or add it to bread dough, as I do.

Just to drive home my point about the money one saves by doing this: in my organic store, I can buy a package of 500 grams (17.6 ounces) of oat groats for 1.65€ ($2.45). This amount allows me to make 10 liters (10 quarts) of oat milk, which ends up costing 0.16€ (.24) per liter (if you cook the oats, a few cents should be added to account for the energy needed to run the stove for 40 minutes). By comparison, a carton of oat milk sold at the same organic store costs about 2€ ($3) per liter, in other words twelve times more.

Factor in the environmental cost of packaging and transporting the oat milk (which is mostly water) rather than the dried grain, and then transporting and recycling the carton (so much the better if you can buy oat groats in bulk I can’t), and you have a pretty strong incentive to make your own.